4467 FIRMAS
 
   
 


 
* Correo
* Nombre(s) y Apellido(s)
*Teléfono
(En 10 dígitos, incluir LADA)

Ejemplos: 2299562315, cel. 5535168660
*País de residencia
Entidad
(Sólo para residentes en México)
* Dato requerido
Acepto que Amnistía Internacional me contacte para invitarme a sus actividades y me informe sobre futuras peticiones.

Al participar en esta acción, aceptas el Aviso de privacidad. Amnistía Internacional se apega a lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales.

¡ACTÚA PARA DETENER LA TORTURA SEXUAL!

Violar a mujeres o utilizar otras formas de violencia sexual para obtener confesiones es inaceptable

El 8 de junio de 2011 Verónica Razo caminaba en el centro de la Ciudad de México, cuando unos hombres armados y sin uniforme la subieron a un automóvil. La llevaron a un galpón de la Policía Federal, donde la torturaron, sometiéndola a semiasfixia, a descargas eléctricas, fue violada repetidamente, amenazada y obligada a firmar una “confesión”. Acusándola de pertenecer a una banda de secuestradores. Lleva ya cinco años en prisión, separada de sus dos hijos.

Verónica es una de las 100 historias documentadas en nuestro informe “Sobrevivir a la Muerte. Tortura de Mujeres por policías y fuerzas Armadas de México”.

Todas las mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional denunciaron tortura y otras formas de violencia durante su arresto e interrogatorio a manos de la policía y las fuerzas armadas; 72 denunciaron violencia sexual y de ellas 33 habían sido violadas. Todas ellas permanecen en prisión, acusadas de delitos graves. Pero sus torturadores están en la calle.

A pesar de la violencia, estas mujeres han tenido el valor de denunciar a sus torturadores. Tú puedes ayudarlas.

¡Firma y exige a las autoridades poner fin a la impunidad casi total para los autores de estos abusos!

Si quieres saber más del tema descarga nuestro informe “Sobrevivir a la muerte. Tortura de mujeres por policías y fuerzas armadas en México


Miguel Ángel Osorio Chong, 
Secretario de Gobernación:

Me dirijo a usted para expresar mi profunda consternación ante el hecho de que 100 mujeres hayan denunciado recientemente a Amnistía Internacional, tortura u otras formas de malos tratos. De las 72 mujeres que denunciaron violencia sexual, 33 fueron violadas.

Usted ha manifestado en reiteradas ocasiones su compromiso para combatir la violencia contra las mujeres en México, así como la tortura y otros malos tratos. Hoy tiene la oportunidad para demostrar que sus acciones son coherentes con sus palabras. En línea con su compromiso público, le pido que adopte medidas inmediatas y efectivas para garantizar que, con carácter urgente, el Mecanismo de Seguimiento de casos de Tortura Sexual, se convierta en una realidad tangible. Para lograr esto, hace falta la participación efectiva de todas las autoridades federales pertinentes, así como recursos adecuados.

Por ello le solicito:

  • Reforzar el Mecanismo de Seguimiento de Casos de Tortura Sexual cometida contra las Mujeres, coordinado por el CONAVIM, asignándole recursos necesarios y garantizando que las instituciones pertinentes colaboren con él.

  • Asegurar que el Mecanismo se coordine efectivamente con el Poder Judicial en relación con las denuncias de tortura, cuando la revisión de casos confirme que se han obtenido pruebas penales bajo tortura u otros malos tratos, y formule recomendaciones a fin de garantizar un juicio justo.

  • Asegurar que el Mecanismo acelere la investigación de las denuncias de tortura sexual para garantizar que los perpetradores respondan ante la justicia por sus actos. Teniendo un mandato abierto a recibir casos de tortura sexual e implemente medidas para proteger a las mujeres que denuncien estos delitos.

  • Incluir medidas para el despliegue rápido de expertos médicos y psicológicos para las mujeres que denuncien violencia sexual como una forma de tortura u otros malos tratos.

  • Establecer medidas de rendición de cuentas para el Mecanismo, con participación de la sociedad civil y de expertos independientes sobre la tortura u otros malos tratos.

  • Realizar evaluaciones de impacto exhaustivas de los cursos de capacitación impartidos a la policía y las fuerzas armadas sobre derechos humanos, especialmente sobre derechos de la mujer y violencia de género.

Atentamente,